Sistema de Circulante Comunitario Controlado

Introducción

El método de Sistema de Circulante Comunitario Controlado, SCCC contribuye a que las actividades económicas locales (micro-economía) sean independientes de la escasez de dinero causada por dinámicas nacionales o globales.
El método crea liquidez local que es utilizada por los participantes para comprar y vender bienes y servicios, de esta forma no solamente se estimula un mayor acceso a los productos por parte de los participantes, sino también se fortalecen las estructuras sociales de la comunidad.

Breve descripción

El SCCC, crea liquidez local: pudiendo tener la forma de vales o billetes y siendo controlado por la propia comunidad. Cada miembro de la comunidad tiene derecho a un monto básico de este circulante que se recibe como préstamo. El monto es igual para todos los miembros y la cantidad del mismo es establecida según las necesidades percibidas en la comunidad.

Periódicamente (por ejemplo trimestralmente) la organización evalúa, miembro a miembro, dependiendo de su capacidad de repago, la prolongación del crédito. Se redefine asimismo el monto del crédito, no por miembro, sino para toda la comunidad. Si hay falta de liquidez en la misma, el crédito básico puede ser aumentado. Si por el contrario se percibe que hay circulante en exceso, el crédito básico es disminuido pudiéndose solicitar a todos los miembros la devolución de una cierta cantidad de los vales o billetes.
Además del crédito básico, se pueden otorgar créditos adicionales en circulante local para aquellos miembros que demuestren la necesidad y la posibilidad de aplicar este circulante en actividades que la comunidad quiera remunerar.

Los vales o billetes son respaldados por la capacidad productiva y comercial local, pudiendo ser utilizados para actividades sociales y económicas. La administración del SCCC debe ser realizada por representantes de la comunidad de forma responsable y transparente pudiendo ser incluido un control externo para crear mayor confianza. También se deben desarrollar métodos, procedimientos y rutinas para la evaluación del crédito básico y de los créditos flexibles.

¿Cómo funciona?


Una vez que una comunidad decide que los objetivos de este proyecto son ventajosos para ella, este grupo recibe entrenamiento y material de apoyo. Se puede dar inicio a las transacciones mediante una “feria del trueque” donde, al comenzar la misma se introduce el circulante y al finalizar éste debe ser reintegrado. Se realiza una evaluación de las experiencias de esta forma de intercambio mutuo comunitario y una vez comprendidos los elementos básicos, se puede hacer circular permanentemente el circulante local, con un crédito básico fijo, siendo esto muy similar a la metodología utilizada en los Clubes de Trueque, con la única diferencia que el crédito básico será renovado periódicamente.

La emisión del circulante local será realizada bajo la forma de billetes y estará bajo continua supervisión.

Experiencias llevadas a cabo con SCCC


El barrio Rubem Berta, en la ciudad brasileña de Porto Alegre, comenzó a implementar este sistema en el 2004, introduciendo la moneda social, Rubí, emitida por InStroDi. En 2006 el proyecto fue considerado un caso mundial de éxito debido a los grandes beneficios que proporcionó a la comunidad. Conozca más sobre esta experiencia en www.mudandoacara.org

El método SCCC puede ser un punto de partida para una comunidad que quiera implementar proyectos más complejos como VLC y Bonus de Fomento.