Inicio Métodos Bonus Fomento

Bonos Fomento

En cada comunidad circula dinero afectando a la actividad económica local pero no siempre estos efectos son optimizados. El método Fomento ha demostrado ser un sistema efectivo para destinar donaciones o fondos públicos hacia la comunidad. Con un mismo influjo de dinero, un monto equivalente en Bonos Fomento, y mediante la aceptación de la moneda local, se pueden alcanzar resultados visibles y sustentables. Este método ofrece una herramienta efectiva para el desarrollo local en los casos de transferencias de ingresos, inversiones púbicas y programas de micro-créditos.

Breve descripción


El método Bonos Fomento optimiza flujos de dinero existentes para que el efecto acumulado de la circulación del mismo sea el mayor posible. Mediante estos flujos se respalda la liquidez local para activar la economía de una determinada comunidad. Esta liquidez que puede tener la forma de Vales o Billetes, se convierte en una forma de pago local. Además de poder ser utilizado en esta comunidad puede ser utilizado para pagar micro-créditos en moneda nacional.

Los beneficios son: mayor circulación local, multiplicación en la circulación de recursos existentes locales y liberación de la moneda nacional para la otorgación de micro-créditos.
La implementación del Bonos Fomento permite que las empresas se beneficien de acceso a créditos mayores y más rápidamente, resultando en un aumento de su capacidad productiva. Adicionalmente, se incrementan las ventas a raíz del mayor poder adquisitivo existente en la comunidad. Para la comunidad los efectos son visibles en una mayor adquisición de productos locales, aumento del empleo, más inversión y empresas locales más competitivas.

¿Cómo funciona?

A través de un ejemplo se describirá el funcionamiento del método. Existen fondos en la comunidad para construir una obra de construcción. El rubro de la construcción genera varios efectos- uno directo: el de la propia construcción de la obra, y un efecto secundario: las personas trabajando en la obra consumen productos con los ingresos recibidos; a su vez los comercios que venden los productos dirigen sus entradas hacia sus proveedores. Por otra parte, los proveedores contratados para la obra gastan su dinero en otros productos locales, y así sucesivamente.

El sistema Bonos Fomento demuestra que los efectos secundarios pueden ser multiplicados si la liquidez circula por más tiempo en la localidad. Es así como se imprimen Vales o Billetes, con los cuales se paga al menos un porcentaje de la obra. Estos son respaldados por el dinero originalmente destinado a la obra. El constructor debe comprometerse a adquirir y contratar la mayor parte de los recursos, tanto materiales como de mano de obra, localmente, así como pagar por ellos en moneda local (Vales o Billetes). Por otra parte, el banco o institución de crédito que maneja el programa, administra la mayor parte de los fondos destinados a construir la escuela y los coloca en su portafolio de créditos, usándolos para otorgar créditos a emprendedores locales.
En tanto los préstamos otorgados por el banco o institución de micro-crédito sean repagados en moneda local, se logra una aceptación generalizada de la misma donde todos los negocios que poseen una deuda, así como otras empresas de la comunidad, aceptan los Vales o Billetes circulantes.

Experiencias llevadas a cabo con Bonos Fomento

En 2002 y 2003 se llevó a cabo un proyecto piloto de pequeña escala en Fortaleza Brasil con el apoyo del Banco Palmas, institución de micro-crédito y la asociación civil de residentes. Con una donación externa se construyó una escuela, hecho que en si mismo constituye una inversión en beneficio de la comunidad local, pero con el aporte del método Bonos Fomento significó un impacto local mucho mayor. Por más información:  www.instrodi.org o www.bancopalmas.org.br